Una escasa actividad física en enfermos estables con EPOC merma su calidad de vida

Aumentar textoDisminuir texto
Imprimir noticiaEnviar a un amigo

La inactividad física de estos pacientes puede estar relacionada con la percepción de un bajo nivel de salud general y respiratoria, según los resultados de un estudio difundido en una publicación de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica

Madrid, 19 de julio 2011 (medicosypacientes.com)

Los pacientes estables con EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) que no han sido incorporados a ningún programa de rehabilitación respiratoria presentan un bajo nivel de actividad física ya que un tercio de los observados son inactivos, algo que merma su calidad de vida, según los resultados de un estudio publicado en 'Archivos de Bronconeumología' de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

"La elevada prevalencia de la EPOC en España, juntamente con la limitada accesibilidad a los programas de rehabilitación respiratoria, provoca que muy pocos pacientes se puedan beneficiar de ellos. En consecuencia, la actividad física se coloca como solución a dicha carencia, ya que, el ejercicio físico regular está al alcance de la inmensa mayoría de pacientes", aclara una miembro de la SEPAR, la doctora Margarita Marín Royo de la Sección de Neumología del Hospital General de Castellón.

A pesar de los beneficios de la actividad física, los pacientes que sufren de EPOC muestran una clara tendencia al sedentarismo, que puede atribuirse tanto a la obstrucción bronquial como a la repercusión sistémica y a las comorbilidades, que con frecuencia acompañan a esta patología.

Según el estudio, un 40 por ciento de ellos realiza ejercicio moderado y tan sólo un 30 por ciento del total desarrolla un gasto energético acorde con las recomendaciones realizadas para obtener un efecto positivo y beneficioso para la salud y una disminución del riesgo de muerte. Además, cabe destacar que cerca del 12 por ciento de estos pacientes sigue siendo aún fumadores, a pesar de los efectos nocivos que esto supone para la enfermedad.

Este trabajo, que ha sido realizado en la consulta externa de neumología de seis hospitales distintos de la Comunidad Valenciana, concluye que la escasa actividad física de estos pacientes se relaciona con la percepción de un bajo nivel de salud general y respiratoria.