Nace ASATE, la primera asociación de afectados por tumores cerebrales en España

Aumentar textoDisminuir texto
Imprimir noticiaEnviar a un amigo

Los tumores cerebrales tienen un incidencia de 7,5 por cada 100.000 habitantes y suponen el 2% de todos los cánceres. En el marco de la Semana Internacional de Tumores Cerebrales que se celebra del 1 al 7 de noviembre, nace esta asociación con el impulso del Grupo Español de Investigación en Neurooncología (GEINO) y el apoyo de instituciones como la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC), el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), la Fundación Severiano Ballesteros y la Fundación Grupo IMO

Madrid, 5 de noviembre 2010 (medicosypacientes.com)

Dar apoyo a las personas afectadas por un tumor cerebral, asesorar y dar orientación médica, así como potenciar la investigación en este campo, son los principales objetivos de la Asociación Española de Afectados por Tumores Cerebrales (ASATE), presentada esta mañana en Madrid en el marco de la Semana Internacional de los Tumores Cerebrales, que se celebra del 1 al 7 de noviembre. Se trata de la primera asociación de pacientes de estas características que existe en España y nace con el impulso del Grupo Español de Investigación en Neurooncología (GEINO) y el apoyo de instituciones como la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC), el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), la Fundación Severiano Ballesteros y la Fundación Grupo IMO.

En palabras de Oscar Prieto Martínez, presidente de ASATE, “se trata de un tipo de tumor menos frecuente que otros cánceres, lo que explica en parte el desigual conocimiento en torno a la enfermedad y la necesidad de facilitar una información seria y rigurosa a los afectados”. Para el presidente de esta nueva Asociación, que representa los intereses de los afectados, ésta es la primera razón de que se haya creado. “ASATE –añade- nace con el espíritu de favorecer las relaciones con sociedades médicas y colectivos profesionales relacionados con los tumores cerebrales y especialidades afines, así como de prestar asesoramiento en lo relativo a este tipo de tumores a organismos públicos y privados, con especial atención a los responsables de la enseñanza, formación e investigación”.

Como Asociación que acaba de nacer, ASATE está creando sus propias herramientas de comunicación. Actualmente, ya cuenta con una página web (www.asate.es), que pretende ser punto de encuentro para aquellos afectados, profesionales, etc. que buscan información de rigor sobre los tumores cerebrales, y con un correo electrónico (info@asate.es), a través del que se pueden enviar dudas, sugerencias, etc. Según el doctor Álvaro Rodríguez Lescure, representante de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), “en la actualidad, las asociaciones de afectados por enfermedades oncológicas desempeñan un papel fundamental desde el punto de vista del apoyo que prestan a los pacientes en todos los aspectos, así como a la hora de reivindicar mejoras en la práctica asistencial, lo que se complementa con la labor que desempeñamos los profesionales sanitarios”.

La SEOM tiene como uno de sus objetivos fundamentales facilitar apoyo a estas asociaciones. “Nuestra colaboración con estas entidades se basa en dar respaldo a los afectados en la divulgación de toda la información necesaria y en ofrecer nuestro apoyo a la hora de lucha contra la enfermedad de la mejor manera posible”, asegura Rodríguez Lescure.

“Poco” frecuentes

Un tumor cerebral es un crecimiento descontrolado de células derivadas de componentes cerebrales (tumores primarios) o de células tumorales localizadas en otras áreas del organismo (metástasis). Los tumores cerebrales tienen un incidencia de 7,5 por cada 100.000 habitantes y suponen el 2% de todos los cánceres en adultos y hasta casi un 15% en los niños menores de 15 años. Afecta muy comúnmente a adultos jóvenes, siendo más frecuente entre los hombres.

“Con frecuencia, el tumor cerebral se diagnostica en plena edad laboral y en una etapa de la vida en la que se están poniendo en marcha los proyectos vitales más importantes”, explica el doctor Pedro Pérez Segura, miembro del equipo asesor médico de ASATE y miembro del Grupo Español de Investigación en Neurooncología (GEINO). “Son un grupo muy variado de tumores con muy distinto origen, pronóstico y tratamiento, de forma que se podría decir que existe un tipo de tumor cerebral por cada persona que lo padece”. Esta situación hace que sea fundamental, más aún que en el resto de tumores, que los centros hospitalarios tengan experiencia en el manejo de estas enfermedades, en el que, además, “deben trabajar coordinados profesionales de distintas especialidades: Neurocirugía, Oncología Médica y Oncología Radioterápica”.

“Además –añade el presidente de ASATE- la existencia de Comités Multidisciplinares o de un Comité de Neurooncología, así como de rehabilitación neurológica y de un psico-oncólogo, es prueba de que un centro hospitalario está en disposición de verdad de tratar un tumor cerebral”. En este sentido, con el fin de ofrecer una fotografía de los recursos asistenciales disponibles en centros sanitarios públicos para el tratamiento de tumores cerebrales, ASATE, con la colaboración de Roche Farma, ha puesto en marcha la elaboración del ATLAS DE LOS TUMORES CEREBRALES EN ESPAÑA.

Asimismo, el ATLAS está analizando otras variables que ponen de manifiesto la “preparación” y experiencia de un centro hospitalario para tratar un tumor cerebral, como si es un hospital universitario, si se hace investigación básica y clínica en el hospital y el volumen de pacientes nuevos con tumores cerebrales que se tratan cada año, como indicador indirecto de la experiencia, en aquellos hospitales con servicio de Neurocirugía. “Por las características de los tumores cerebrales, creemos necesario crear un catálogo de servicios especialmente diseñado para los afectados, de forma que, al tener la información, puedan decidir dónde tratarse”, puntualiza Oscar Prieto Martínez.

Tratamiento de los tumores cerebrales

El paciente con un tumor cerebral debe ser sometido a una terapia específica, y a un tratamiento para el alivio de los síntomas: dolores de cabeza, crisis convulsivas, pérdida de funciones motoras, sensitivas, etc. En cuanto al tratamiento específico, en la actualidad, se realiza mediante la combinación de tres herramientas terapéuticas: la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. “El tipo de tratamiento recomendado depende del tamaño y el tipo de tumor, la velocidad de crecimiento, y el estado general de salud del paciente”, explica el doctor Pérez Segura.

A este respecto, el don José Ignacio Fernández Vera, Director de Relaciones Institucionales del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), señala que “el esfuerzo en investigación está consiguiendo el desarrollo de avances científicos, tanto en el conocimiento de los tumores cerebrales como en su diagnóstico y tratamiento, sin embargo, aún es necesario saber más, descubrir más y por supuesto investigar más. La esperanza de los pacientes que hoy por hoy no disponen aún de un tratamiento que palie su patología tiene un solo camino: la ciencia y de la mano de ésta, la investigación”.

En este sentido, Fernández Vera indica que el movimiento asociativo de pacientes en nuestro país tiene aún un largo camino por recorrer. “Los pacientes son pieza fundamental en los avances terapéuticos y han de ser los promotores de los bancos de tumores de calidad, así como los impulsores de buenos registros de datos en investigación”. En esta línea, el experto ha explicado que entre las funciones básicas de las asociaciones de pacientes también se encuentra la lucha por una concienciación social sobre la importancia de la investigación oncológica y la búsqueda incansable de nuevas ideas basadas en la aportación de soluciones para los pacientes.

En la actualidad, los neurocirujanos tienen cada vez más éxito en la extirpación de tumores cerebrales. “La neurocirugía es la base del tratamiento de los tumores cerebrales. Su extirpación lo más completa posible permite curar al paciente cuando el tumor es benigno y cuando no es benigno, su extirpación permite que los tratamientos coadyuvantes (radioterapia, quimioterapia, etc.) sean más eficaces”, explica el doctor Miguel Manrique, presidente de SENEC. Respecto a los avances más destacados en esta especialidad, este experto destaca “la anestesia, la tecnología microquirúrgica y la neuroendoscopia. Además, como apoyo a la Neurocirugía hay que destacar las técnicas de neuroimagen, como la resonancia magnética, el TAC, PET, SPECT, Neuronavegación, Neurorradiología intervencionista, etc., que permiten al neurocirujano ver con precisión la localización y características del tumor”.

“Estos avances –añade- permiten en la actualidad curar algunos tumores cerebrales y prolongar de manera importante la supervivencia de los pacientes con tumores malignos”. En cualquier caso, este experto señala que “aunque existen distintas técnicas neuroquirúrgicas, todas ellas, desde la microcirugía pasando por la endoscopia y la radiocirugía, forman parte de la neurocirugía”.

Al igual que la neurocirugía, la radioterapia ha cambiado considerablemente durante la última década. Según la doctora Rosa Morera, representante de SEOR, “dentro de las mejoras experimentadas en el campo de la radioterapia destacan dos: por un lado, las enormes mejoras tecnológicas producidas con la introducción de técnicas de intensidad modulada, radioterapia guiada y técnicas estereotáxicas, que implican el empleo de un dispositivo, marco o guía que, mediante un sistema de coordenadas estereotáxicas, permite localizar con precisión milimétrica la posición del tumor y de los órganos sanos circundantes. Esto abre camino a poder administrar dosis altas y concentradas al tumor, minimizando las dosis recibidas por los órganos de riesgo, reduciendo los efectos secundarios y mejorando el control local tumoral”.

“Por otro lado –añade la doctora Morera-, “el desarrollo y explotación de los fenómenos de radiopotenciación y radiosensibilización, que consisten en el uso de fármacos por vía sistémica, tanto oral como intravenoso, modulan la acción de la radioterapia aumentando la respuesta tumoral al tratamiento y representando un gran avance en el pronóstico de estos tumores”.

Esta experta considera que “tales avances han supuesto un salto cualitativo sin precedentes en el tratamiento oncológico en general, y también en el caso de los tumores cerebrales. La principal mejora en la calidad de vida de los pacientes se refiere al control tumoral, ya que la principal causa de disminución de la misma se debe a la recaída de la lesión. Aumentando la efectividad de la radioterapia con este tratamiento radiomodulador, se consigue evitar en gran medida esta situación”.

Por último, la quimioterapia se utiliza cada vez más en el tratamiento de algunos tipos de tumores cerebrales. Por ejemplo, según el doctor Pérez Segura, “conjuntamente con la radiación, se ha convertido en la norma de tratamiento en relación con los tumores cerebrales malignos primarios”. Asimismo, este experto destaca el papel que están adquiriendo otro tipo de terapias, como los anticuerpos monoclonales: “En la actualidad, existen nuevas vías de tratamiento en investigación, algunas ya muy avanzadas, con antiangiogénicos y que están ofreciendo nuevas esperanzas a las personas que padecen un tumor cerebral”.

*En la imagen de izquierda a derecha: Dr. Pedro Pérez-Segura, Servicio de Oncología Médica, Hospital Clínico San Carlos, Miembro del Equipo Asesor Médico de ASATE y Miembro del Grupo Español de Investigación en Neurooncología; Dr. Álvaro Rodríguez Lescure, representante de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM); Oscar Prieto Martínez, Presidente de ASATE, Asociación de Afectados por Tumores Cerebrales en España; Dra. Rosa Morera, Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR); Dr. Miguel Manrique, Presidente. Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC); Dr.José Ignacio Fernández Vera, Director de Relaciones Institucionales, Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).