Las técnicas de valoración funcional, en auge como pruebas médicas complementarias

Aumentar textoDisminuir texto
Imprimir noticiaEnviar a un amigo

Este tipo de técnicas permiten objetivar, mediante la comparación de bases de datos de normalidad, los síntomas subjetivos que presentan patologías como la lumbalgia, las lesiones de rodilla, la cervicalgia los problemas de equilibrio. Según el vicepresidente del COMV, el doctor Manuel Llombart, mediante estas herramientas, los profesionales médicos pueden medir la funcionalidad y dotarse de instrumentos que cuantifiquen la salud y, por tanto, interpretar fácilmente los resultados

Madrid, 16 de junio 2009 (medicosypacientes.com)

La importancia, cada día mayor, de las técnicas de valoración funcional, con una creciente demanda como uso de pruebas médicas complementarias ha sido puesta de manifiesto, recientemente, por el vicepresidente del Colegio de Médicos de Valencia (COMV), el doctor Manuel Llombart, que participó en las recientes IV Jornadas de Valoración Funcional organizadas por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV).

Las técnicas biomecánicas de valoración funcional permiten objetivar, mediante la comparación de bases de datos de normalidad, los síntomas subjetivos que presentan patologías como la lumbalgia, las lesiones de rodilla, la cervicalgia los problemas de equilibrio.

En su discurso de clausura de este evento, el doctor Llombart señaló que, mediante estas herramientas, los profesionales médicos pueden medir la funcionalidad y dotarse de instrumentos que cuantifiquen la salud y, por tanto, interpretar fácilmente los resultados.

El vicepresidente primero del Colegio de Médicos de Valencia (COMV), Manuel Llombart, abogó, además, por impulsar la cooperación entre las diferentes instituciones y entidades sanitarias con objeto de intercambiar conocimientos y mejorar así la calidad de vida de las personas.

En su discurso, el vicepresidente del COMV señaló que, dado el contexto socioeconómico actual –marcado por avances constantes en los campos tecnológicos y médicos y por las grandes transformaciones sociales–, las instituciones deben adaptarse a los continuos cambios y acercarse a la realidad ciudadana. De ahí la necesidad, según el doctor Llombart, de aunar conocimientos e impulsar la cooperación entre entidades del ámbito sanitario.

Un ejemplo de esa nueva realidad han sido, según el doctor Llombart, las jornadas organizadas por el IBV “en las que profesionales de diferentes ámbitos (médicos, fisioterapeutas, ingenieros, aseguradoras, rehabilitadores, otorrinos, especialistas del deporte...) han compartido conocimientos sobre la valoración funcional como herramienta de la evidencia con la finalidad de poner las experiencias adquiridas en estos dos días al servicio de la sociedad”.

Por último, el vicepresidente del Colegio de Médicos de Valencia también quiso subrayar la vocación que une a organismos y profesionales de la sanidad: aumentar la calidad de vida de las personas. Asimismo, reafirmó el compromiso del Colegio con los profesionales médicos, resaltando la cercanía de la entidad colegial con la realidad profesional médica, la realidad asistencial, las dificultades diarias de los trabajadores médicos, los debates deontológicos, el déficit de especialistas, entre otros aspectos.